jueves, 24 de marzo de 2016

La idiosincracia venezolana en mi proceso evolutivo : William Wallace, mis obsesiones y yo.


( Escrito el 6 de Septiembre 2015)


Pasar mi infancia en Venezuela me marcó en muchos aspectos. El primero, sin lugar a dudas, disfrutar de la calle. Y es que mi abuela se creía a pies juntillas su teoría conspiranóica de que en el mundo malandro había un complot absoluto para arrebatarme de su regazo y vender mis órganos al mejor postor. Por lo tanto, si me preguntas que conozco de Venezuela, te diría que mi calle, el cole  ( que estaba en mi misma calle) y el aeropuerto, como no. 

En segundo lugar, diría que Venezuela ha dejado su huella en  mi en eso de disfrutar de los concursos de belleza. Qué queréis que os diga, no lo puedo evitar. Me parecen estúpidos, innecesarios, misóginos, ridículos y hasta incluso me avergüenzo de mi misma, pero es que yo estoy siendo sincera, y si voy de sincera entenderéis que es  hipócrita por mi parte decir que no disfruto de ver a una hermosa mujer paseándose y ganando todo lo que se ponga en su camino, porque en el fondo, allá en el fondo, yo llevo dentro de mi una miss Venezuela. 

En tercer lugar , diría también que haber pasado parte de mi infancia en Venezuela ya me llevó irremediablemente por la senda de la exageración. Todo es enorme, todo es demasiado grande, demasiado bello, demasiado increíble, demasiado terrible, demasiado , demasiado, demasiado. Así nada me llega, así mi lema es mejor que sobre a que falte, así me va. 




No he podido evitar no subir este collage, se parece mucho a mi.



Venezuela ha dejado en mi una huella imborrable. El sabor de las hallacas, las arepas, la frescolita, la uvita, mi amor por las navidades con nieve, la nieve, la billos caracas boys, José Gregorio Hernandez....pero hay una marca que es imposible de borrar, y no es otra que mi predilección por los rubios, y aquí ya se que voy a sonar demasiado racista, pero es que Venezuela está llena de morenitos, por eso yo no podía ver un rubio en cualquiera de sus extensas tonalidades  porque entonces ya caía enamorada hasta las trancas. Ver un rubio en Venezuela es como encontrar un oasis en medio del desierto. Una cosa que solo era posible encontrar en la Colonia Tovar ( un pueblo fundado por alemanes) y si te avispabas mucho, en Caracas...Pero claro, mi abuela siempre supuso que si salía de casa iban a robar mis órganos, entonces, ver un rubio era como ver  a Dios, como encontrar la última cocacola del desierto, como experimentar una agradable sensación de paz, como el éxtasis que sentí cuando me regalaron la mansión de la barbie . Ver un rubio, en definitiva, era demasiado. Por eso cuando conocí a William Wallace no dudé ni un segundo que yo acabaría con un hombre como él, con sus mismos ojos, con su mismo pelo, con su misma perspicacia, con su misma falda, consumismo....consumismo, consumismo es lo que me lleva por la senda del mal camino, aunque eso ya es otra historia. 

William Wallace, Escocia y Yo.

El día que conocí a William Wallace me desmayé en la cama de la habitación de mi madre y dejé de ser la misma niña inocente a la que mi abuela preparaba el biberón por las noches, después de las copiosas cenas de gallegos. Creí ver a un ángel. Y es que ese hombre corriendo con su Kilt y esas piernas de jugador de futbol y su pecho de troglodita y la melena al viento me hizo pensar que Escocia era mi sitio en el mundo. Escocia dejó de ser un sitio que yo no sabía que existía para ser el centro del universo, la cantera de rubios, el lugar al que me iba a ir a vivir si, o si. Me interesé por sus guerras, odié a muerte a los ingleses, empecé a creer que los americanos eran los responsables de que el gaélico escocés empezase a difuminarse en la historia y hasta incluso me planteé ser protestante, pero ante la negativa de mi abuela no tuve más remedio que observar el libro de calvino desde la lejanía de quien sabe a ciencia cierta que algún día mezclará su sangre sueva con algún anglo-picto Higlander. Vamos, lo normal.

Me creí poseída. Yo, que odiaba los cuchillos, la sangre y la barbarie  disfrutando con aquellas batallas viendo ganar a Willy como quien jugaba al escondite. Sentía que nadie podía con el, y solo soñaba con casarme con aquel valiente bajo la bendición de San Andrés, hasta que me percaté de que Murron McGlannough era la dueña de su corazón y que además, era su mujer, por eso nunca pude terminar de ver la película hasta bien entrados los veinte, porque las lágrimas de odio no me dejaron. He aquí, mi queridísimo piscis, mi primer desengaño amoroso. El primero de tantos, vaya. 

La historia de Willy no acaba bien. Es más, no quiero tan siquiera mencionarla. Por eso hoy que Edimburgo me abraza ( y que he descubierto que mi casero escocés ha tenido la delicadeza de encender la calefacción) solo quiero decir que William Wallace no es más que un invento de Mel Gibson, que hasta rodó la peli en Irlanda. No quiero hablar de Willly, porque no quiero sufrir, ni revivir viejos demonios. Solo quiero recordarlo tal y como me lo pintaron los americanos, y sentir que algún día tendré una boda en las Higlands, aunque me case con un negro. Quiero seguir sintiendo aquella paz que experimenté aquella vez que le vi cabalgar mientras el viento alborotaba su indomable melena , o la serenidad que me embargaba cuando ante el temor, su respuesta era la valentía. Quiero recordar a Willy tal y como me lo presentó Hollywood, y olvidar que en realidad era un Lowlander que luchaba por los impuestos, y no por amor, y pensar como una mujer adulta que soy de que es más rentable comprarme un piso en la Old Town a descargarme musiquita de Braveheart en el itunes. 



          



La vida no es de color de rosa. Aquí nadie corre son su kilt por las calles. Solo se los ponen para las bodas, que por cierto hoy ha habido muchas. Aquí la gente se pasea normal y hace su vida normal sin caballos, sin batallas, sin la cara blanquiazul. No hay arepas, en realidad ayer pude haber cenado si hubiese venido a pie hasta aquí, que no era más de un kilómetro, y las tiendas de libros de segunda mano son asquerosamente bonitas. Aquí no es como yo me pensaba, que iban a estar esperándome en el aeropuerto toda esa infantería escocesa desprovista de armadura para llevarme en Taxi hasta Leith , que bien ya podrían, con todo el merchandaising que he comprado. Aquí las shortbread valen 10 pounds escoceses, los guagueros son antipáticos y el Haar brilla por su ausencia. Edimburgo es bello, sigue siendo bello de día, con todas sus tiendas abiertas, y bello de noche, con el castillo iluminadito. Todos los bancos tienen un dueño, hay un montón de gaiteiros con gaitas que no están en Do y yo ya me he puesto triste. Adios. 



jueves, 25 de febrero de 2016

Awrite Edimburgo !


(A petición de una amiga mía, publico estas cosillas que escribí cuando visité Edimburgo. Me ha dicho que le gustaría leerlas en los trayectos del tranvía, y que, a poder ser, le resumiera desde mi hermoso punto de vista quien fue William Wallace y por qué me flipa Brave Heart. Yo en vuestro lugar ya le iba dando las gracias, porque de no ser por ella esto jamás vería la luz. )



Edimburgo es diferente. No es Londres, y sus tiendas lo saben. Saben que no están en Londres, y además, para recochinear, cierran tempranísimo. Son las doce de la noche y no hay nada abierto, y yo me muero aquí de hambre, en la soledad de mi habitación. Vale que mi cuerpo lo que menos necesita son más calorías, pero tengo mucha hambre de verdad.  Y Esto no puede ser más que hambre , porque entonces que venga alguien y me explique por que mis tripas están dando el concierto en Do mayor para flautín, y mi vacio estomacal cada vez se siente más solo y yo sigo rebuscando compasivamente en mi maleta tamaño ryanair esas chocolatinas que mi madre me dio y que mi hermano después extrajo sin mi permiso, porque había una bolsa al lado de mi neceser, y aquí ahora no hay nada. 




Fuente : We Heart It 
                                                   


                
Tengo hambre. Yo empecé a escribir aquí para posturear de mi condición de traveler, y anunciar que mi próximo tatuaje serán unas letras que pongan Wanderlust,y que Edimburgo es bello de noche,  pero con esta hambre que estoy pasando se me han quitado las ganas. Creo que puedo invertir ese dinero del tatuaje en un montón de harina pan, y preparar un montón de arepas de lacón para que nadie nunca más vuelva a pasar hambre en este mundo tan frío. Y tan escocés.


Fuente : We heart It
             

 Es mejor posturear que soy muy bondadosa.

Por lo que he visto, Edimburgo es muy bello. No lo conozco, pero se ve bello. Se ve bello porque salí hace un momento a buscar una tienda desesperadamente y todos sus pubs se ven de lo más lindos, con sus puertas cerradas y tal. Las iglesias episcopalianas también se ven bellas. Los yonkis de Leith son super amables, y aunque William Wallace no corre por los parques con su espada y su kilt, creo que mañana hará un día soleado y maravilloso, un día perfecto como para sentarme en una terraza para desayunar y cenar todo lo que no he podido comer ahora. 





Awrite¿ Sabéis que eso es un hola escocés?  Me hace gracia, porque la misma palabra en gaélico escocés dice lo que tengo que hacer en inglés. 

Escribe, Arianne , porque lo que es comer....va a ser que no. 

lunes, 22 de febrero de 2016

Yo, antes del café mañanero

 



Fuente : We heart It
 

Me gustan los Nórdicos, me gustas tu. Me gusta el ikea, me gustas tu.



Una de las cosas que más me entusiasma de mis amigos nórdicos es que son muy civilizados ( y que decoran chulo) . Viejiños entrañables que vienen con sus parejas en una escapada de dos semanas huyendo del frío del norte, señores majísimos que me explican que en su pueblo en estos instantes está cayendo la de dios padre todo poderoso y que , oh, tenerife is so beautiful. And so Warm.  Me gustan porque son gente tranquila, normalmente jubilada, que esperan su turno para efectuar sus pagos, que no gruñen como sus amigos alemanes, y que son terriblemente simpáticos si les dices las dos palabras mágicas : canarian wine. 

También me resultan simpáticos los nórdicos más jóvenes, incluso conozco algunos que han renunciado a sueldos extratosfericos para venirse al sur de tenerife a criar cuatro perros y un bebé humano. Qué monos. Son gente normalmente con una carrera universitaria y 500 másteres, que hartos de la vida de las grandes urbes frías se vienen aquí a montar su restaurante de comida ecológica y a ver crecer a sus hijos.


fuente : We Heart It 


En realidad, lo que quiero decir es que la gente del norte, (equisdistanciándolos  de sus otros homónimos nórdicos que molan menos) son gente muy civilizada, progres de nacimiento.  No sé. Los veo así reflexivos, educados, tan  sobre encima de tantas cosas que no entiendo cómo aún no han traído aquí a profesores e instructores para darnos clases de civismo y saber estar. Me da gusto ver que todavía hay esperanza en el planeta tierra, que todavía existen sociedades así.  Siento que entre ellos y nosotros los latinos la vida no puede seguir su curso normal , porque es que solo basta verlos a ellos en una esquina riendo bajito y ver a un grupo de italianos hablando de fútbol. Como el aceite y el agua. Como el día y la noche, como las oreo golden o las oreo de toda la vida. Simplemente no. 


fuente : We Heart It



En un país donde pensar distinto a lo que dice el jefe del partido es considerado como un acto fascista, ver la televisión con el volumen normal es cosa de valientes y leer el periódico es deporte de algo riesgo, algo tiene que estar fallando. Algo de nuestro maravilloso carácter mediterráneo/pasional tiene que estar fallando. ¿ No lo habéis pensado? ¿ Por qué no somos más suecos? ¿ Por qué no dejamos las polarizaciones para los osos polares y empezamos a ser gente? 


No digo que nos hagamos los suecos de repente. Ser de Hespañistán está bien, incluso está bien ser del madrid. Lo que no está bien es ser tan escandalosos, tan polarizados, tan dramáticos, tan alcahuetas, tan del partido, tan así, porque así nos va. 





domingo, 21 de febrero de 2016

10 TIPS para amar a un malandro y no arrepentirte nunca jamás.



Encarga un hermanito. Da igual que tengas 20 años. Encargalo a París, explícales que no importa que le lleves 20 años y que perfectamente pueda ser tu hijo, y además diles que lo quieres con una alta dosis de malandraje, porque aunque venga de París, los genes galaicos/ venezolanos no se los quita nadie. 



  •  Espera a que nazca durante veinte años 




  • Llévalo a comer helados. 





  • Está presente el primer día que toca la nieve y no te impacientes cuando te pregunte 30 veces por qué está fría.  



  • Comprale todos los libros que te pida. Hasta los del diario de Greg.




  • Pídele que te explique donde metió tus playmobiles.



    • Régalale al menos un Dar Vader 



  •  Vete siempre con él en la parte de atrás del coche. 




  • Atiende SIEMPRE sus llamadas de FaceTime. Su nuevo baile es importante.


  • Sigue jugando al escondite aunque ya descubras donde está. 



  • Deja que entienda por si solo que se puede caer. 


         


            Ámalo para siempre. 
         Es tu malandro particular 

viernes, 11 de diciembre de 2015

Teorema de los Abuelos Gallegos


Galicia está llena de abuelos. En las ferias, en los pueblos, en las ciudades...en los bares de aldeas jugando la brisca ... Después de la lluvia y el buen comer, cuando pensamos en Galicia también deberíamos pensar en abuelos. ¿ No os dais cuenta?  Está rellena de ellos. En el diccionario de las reales academias de los idiomas, también tendría que salir al lado de nación, que Galicia es un sitio que está relleno de abuelos. Abuelos en el centro de salud, abuelos en los pueblos esperando a que lleguemos, abuelos viajeros que con una maleta se recorrieron el mundo, abuelos everywhere. Y no, no estoy denunciando la baja tasa de natalidad, estoy empoderando a los abuelos.

                      " Aghora xa foi "


¿ Pero quien más sabio que un abuelo? , ¿ Pero quien más veloz?     ¿ Pero quien mejor cultivador y sanador? Los abuelos son ángeles custodios , bien en este plano  o en el más allá, que nos impulsan con su bienhacer y buen pensar : estudia, saca unha oposición, e faite bo. 


¿ Quien te habla más claro que un abuelo? Nadie. 

¿ Quien cocina mejor que una abuela gallega? ni Dios . Nin Dios lle sabe dar xeito a unhos greliños,  nin encher ben unos chouriciños, nin cómo ghobernar un caldiño. Olvídate. No busques la comida perfecta por ahí. Vete a casa de tus abuelos gallegos.



             "El caldo como nexo de unión entre abuelos y el resto de la humanidad galaica "


Si Belén Esteban mataba por Andreíta, una vez que pruebes el caldo en una noche fría que te cagas te declararás amante bandido por el resto de tu eternidad. Matarás por un caldo, porque los caldos son un brebaje de los cielos, y sanarán todas tus dolencias, y comprenderás que tu puta vida no tenía sentido hasta que probaste un puto caldo de una abuela gallega con mandil y cocina de leña.Un caldo es un brebaje de noso señor , una cura de los cielos que te arrancará cualquier pena del corazón y te sanará por siempre y para siempre. 


"Cuando la abuela cocina para ti y tu no terminas el plato" Fuente : We heart It
             


Olvidate. La vida en tu pisto de la ciudad es una mierda. El wifi está bien, yo reconozco que no puedo vivir sin el, pero también reconozco que no puedo vivir sin un caldo. Y un puto caldo solo sabe bien si prepara con amor y a fuego lento en una cocina de leña de una casa que tenga una abuela.  Una abuela rebozadora, una abuela que ya te está friendo un huevo porque sabe, por gracia divina, que te has quedado con hambre después de haber comido mucho muchísimo. 

               Quedaches con fame?  Frítoche un bisté? 


Nosotros los gallegos somos afortunados. Somos afortunados porque tenemos Galicia, que no es mas que una sabia abuela en su extenso letargo, y a un montón de abuelos más que fardan de nosotros con otros abuelos , midiendo a ver quien la tiene más grande, o quien a emigrado más lejos . 


Dice la canción que hay un gallego en la luna, y creo que de eso nadie tiene duda. Ahora, lo que nadie sabe, es que seguro que se llevó a los abuelos, que eran del Ferrol. 


                      

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Los travelers también sabemos prometer


A veces me pregunto cómo es posible que no escogiese Santiago como ciudad de operaciones. Cierto es que cada vez que me voy a dormir, como buena Virgo que soy, me hago muchas preguntas estilo Cómo es posible, hasta que me quedo dormida, claro, pero hoy es una pregunta de las de verdad. ¿ Cómo es posible, Arianne Cristiel, cómo es posible?  Ni sus piedras, ni su orballo lento, ni su olor a caldo, ni sus tabernas molonas. Santiago no estaba en mi destino, ni en mi vida, solo puntualmente dos o tres, o cuatrocientas veces al año desde que nací,  sólo para aterrizar mi señora abuela y yo.


Me da mucha pena, porque Santiago es bello. Esa facultad de historia, platerías, Quintana dos Mortos, las callecitas estrechas, a casa das crechas, ese lacón con grelos que una come cuando llega... ESE AEROPUERTO que tanto me vió llorar....Santiago me debe cosas, y yo también se las debo a él, por eso he decidido que en el 2016 vamos a arreglar las cuentas este sitio y yo, y nos vamos a ver las caras como lo requiere el señor, en el camino de los peregrinos, dejándome los pies , desde Roncesvalles, con dos ovarios. 


Si, lo que estás leyendo es verdad. Voy a hacer el camino de Santiago...Yo, que no corro ni para esconderme. Voy hacer el camino y además desde Francia, porque yo en mi interior se que soy una brave y  puedo con todo, porque si lo pienso tres veces más me autosaboteo y porque además lo estoy escribiendo aquí públicamente y las cosas que se dicen públicamente se cumplen, rajoy. Voy a hacerlo porque ya tengo el teléfono del gimnasio guardado en el móvil y porque creo que un mes caminando por el medio del monte me vendría de perlas, cómo si no.  Voy a hacerlo porque  odio esos planes que no salen. Esos planes que ya esta escritos en las libretas de planes, con varios puntos a seguir marcados con el simbolito nike/ check , muertos de la risa esperando a que les vuelvas a hacer caso. Odio esos planes así, que parecen que no tienen cabida en un mundo de personas maduras con obligaciones y quehaceres matinales. Odio esos planes sin terminar que se te quedan mirando desde esa libretamologuay que te compraste específicamente para apuntarlos ahí ( PLANES) y que te miran con esa cara de decepción cómo diciendo : ¿ y entonces, trimardita, yo no era un plan? . Los odio. Los odio porque me recuerdan a mi en mis buenos tiempos,  ¡ UF, NO TENGO TIEMPO!. ¡UF, AHORA NO!  Por eso hoy doy mi palabra de traveler, porque gracias a Dios nunca fui una boyscout, y pongo a Dios y a este blog por testigo de que el año que viene me haré el camino, a pié, con todas mis buenas intenciones de llegar sana y salva a mi amada galiciademicorazón. 


Así que si tenéis algún consejo QUE SIRVA PARA ALGO no dudes ni un minuto de vuestra vida en comentarmelo ( Si, ya me he mirado la guía del Eroski) , que yo estaré encantada de la vida. 



Transeúntes , transeúntas...doy mi palabra, y mi palabra va a Santiago

domingo, 1 de noviembre de 2015

La noche de las difuntas



 Debido a una serie de sucesos que han ocurrido cerca de donde vivo, hoy no he dejado de pensar que hay un montón de familias llorando a sus hijas, sus sobrinas, sus nietas o sus primas. Hoy hay un montón de gente limpiando sepulturas, colocando ramos de flores y llorando a los que ya no están. Mañana también lo mismo. Son días para recordar a nuestros muertos, sobre todo a los que se fueron de manera injusta. Mujeres, por ejemplo,  que injustamente se han ido de este mundo a causa de la violencia que recibían por parte de sus maridos, novios o amigos. 


Es un hecho. En Hespañistán, como en el resto de occidente,  aún somos unos marulos de nuestro pueblo que en las profundidades de nuestro ser aún creemos que las mujeres DEBEMOS DE, SOMOS DE , que aquella es una puta por vestirse como le da la gana, que mira cómo habla.  No hay educación. Creo que a muchos lo que les gusta es gastar en vigilancia, en vez de educar. Y la educación es lo más importante que podemos legar.  Solo tenemos que encender la tele para darnos cuenta, o abrir una revista y ver mujeres objeto publicitado motos o coches. No hay una política por parte del gobierno, ni siquiera en nuestras casas, que les enseñe a las chicas que pueden hacer las mismas cosas que los chicos, o a los chicos que a las mujeres no se les toca a no ser que ellas quieran. Aún nuestros padres, hijos de una generación más próxima, nos enseñan que el azul es de chico y el rosa es de chica, que a ver si me vas a salir marica por jugar a las cocinillas, o que esa caja de herramientas es para que jueguen los niños, no las niñas.



Empiezo a estar bastante harta. Yo creía que estas cosas ya estaban más que superadas, pero es que con mis propios ojos me ha tocado ver que esta realidad está más que viva, y que a pocos le importa. 


“ Vete a marruecos a flipar” 

No hay igualdad. Ni en occidente, ni en oriente, ni en Asia. Las mujeres estamos jodidas porque este mundo aún sigue siendo de los hombres. O eso creen. Por mucho que creamos que estamos al mismo nivel que están ellos, por mucho que un montón de gente lo repita, por mucho que el gobierno lo diga.

 Todavía nos queda mucho camino por recorrer, y mucho por demostrar. Es mentira. Este sistema sigue siendo igual de patriarcal y absurdo como siempre. Aún seguimos ganando menos, aún nos promocionan menos en los trabajos, aún la sociedad nos exige que debemos tirar de carros y carretas para ser mujeres bandera. Aún y cuando estemos denunciando que alguien nos maltrata, solo ponen el remedio cuando ya estamos muertas, porque la sociedad le exige más a una mujer.  Le exige que tenga profesión, pero no con la misma remuneración. Le exige que sea madre, pero ojito, es parir y volver a trabajar, que aquí a vagas no se mantienen. Le exige que además de trabajar una larga jornada tiene que compaginar las cosas de casa, porque ya se sabe que un hombre no se fija en esos quehaceres,  y al marido atendido, y a lo hijos bien educados. Una mujer debe ser también puta en la cama, señora en la mesa y dama en la calle. ¿ Y los hombres?  ¿ Que tienen que ser y hacer ellos ?





Triste, tristísimo es que este comportamiento machista en muchas ocasiones nace en nosotras mismas. Porque somos las primeras en criticar a otra porque hace lo que lo que quiere, porque somos las primeras en machacar si algo no encaja con lo que debe ser, porque somos las primeras en acomodarnos con alguien porque tiene dinero, porque aguantamos situación tras situación por no salir de nuestra zona de confort, porque no solo hay que ser, sino parecer. Y parece que una mujer sin novio no es nadie, porque nadie la representa. ¿ tu también estás flipando, mujer moderna? Pues estas cosas aún siguen pasando en Hespañistán, tu puto país, y ni tu ni yo hacemos nada. Porque una que se va con alguien mayor es una zorra, pero si lo hace un tío es un exigente que busca una mujer. Porque las canas nos hacen viejas pero a ellos interesantes, porque nos ponemos histéricas con la regla pero ellos tienen carácter. Porque ellos son unos máquinas si se acuestan con un montón de mujeres, pero nosotras somos unas putas, porque ya a los 35 se nos está pasando el arroz, pero ellos son solteros de oro, porque lo guay es cojonudo, pero lo chungo es un coñazo. 



No me da la gana. No me da la gana de aconsejarle a ninguna mujer que se relaje ante nadie. No me da la gana de permitir que el gobierno y la religión se metan en mis entrañas, ni decidan por mi. No me da la gana de consentir que alguien llame puta a otra.  No me da la gana que utilicen mi condición de mujer para que hablen de mi haga lo que haga. No me da la gana de ser una princesa comedida, y no decir palabrotas, y vestirme como una dama. Simplemente no me da la gana. Yo quiero hacer lo que me salga del coño, así.


Porque justo cuando creemos que estas cosas estaban muertas y enterradas, las enterradas somos nosotras. Así que no me da la gana, y que me llamen feminazi si así lo desean, otra vez. 






martes, 20 de octubre de 2015

Dadme una mochila y un mapa, y os conquistaré la galaxia.

El Lunes pasado, mientras los cazas de la fuerza aérea española surcaban el cielo madrileño y yo los veía mientras desayunaba en la calle Arenal, llegué entre pensamiento y pensamiento a cómo no gano un concurso desde el 10 de Mayo del 1.996. 

Es triste, pensé, que yo que soy tan buena persona y tan simpática, no gane nada desde aquella vez que la profesora Auristela dijo que mi número era el premiado.  

¿ Es ese hilo rojo japonés que se enreda entre destino y destino y no me hace comprar el cupón acertado, la primitiva adecuada, el raspa y gana verdadero? Putos. Fuera de mi vida. 

Santiago de Chile 


¿ Cómo es posible que en una sola persona se depositen todos los poderes sobrenaturales y del libre albedrío del fatum, y una los ve ahí en sus rocines y con sus televisiones tamaño cine estándar y una tenga que seguir trabajando y jodiéndose ? ¿ Es que acaso también hay manga en la divina providencia? Estoy segura que si. 

Soy buena ciudadana : Cedo mi puesto en la “guagua” a todo aquel que lo necesite, ayudo a los viejecitos que veo que no saben ni donde están, y me encantan todos los bebés. Hasta los feos (y aquí vais a tener que perdonarme, pero es que hay bebés feos).

Cuido del medio ambiente, no hago lo que no quiero que me hagan, y doy las direcciones en inglés lo mejor que puedo hacerlo. Respeto la vida, rechazo la violencia, y en este momento de mi vida cada vez que veo un botellón molestoso llamo a la policía. Hago las colas y respeto los sitios de los demás, y soy buena vecina a pesar de que el señor que vive al lado de mi no tiene nada que hacer y se mete en mi vida, pago mis impuestos y aún y con todo esto, no me gano ni un puto euromillón, ni un puto cuponazo ni un puto eurojap… por eso hoy le voy a dar una patada al Karma y me voy a presentar a un concurso, un concurso que si voy a ganar. 

Caracas 


Resulta que una línea aérea sortea un viaje de tres meses por Sudamerica, y quien mejor que yo, que siempre he querido ir a Chile y a Perú. Soy yo. No le deis más vueltas. Soy yo esa persona con la gracia divina , que además tiene un blog desde siempre, la que escribirá desde los confines de la tierra, contando cómo es Lima, el machupichu, y lo bien que saben los  ceviches. Soy yo esa reina de las Higlands que entre mochila y mochila se organiza como ninguna y es capaz de meter en la maleta hasta su propia madre con tal de que le quepa todo lo que lleva. El ordenador, la libreta para escribir cosas que no le interesan a nadie, el último libro, la cámara, el palo de la cámara, la ropa interior, la camiseta de Donuts, los tenis, los tenis de pasear y los tenis de llenarse toda de mierda…yo se que no soy organizada, pero para viajar hasta flipa la reina. 




Soy yo, señores de LATAM AIRLINES, no busquéis más. Soy yo esa bloguera dispuesta a posicionaros con seo desde los confines de Atacama, soy yo porque adoro escribir y viajar, y porque ninguna otra cosa se me da mejor en este mundo de pobres. Soy yo esa maravillosa mujer dispuesta a pasar hambre y sed si hace falta con tal de conocer la isla de Pascua, y perderme por entre el ramaje del amazonas, volver a mi Caracas natal y hablar con las ballenas de la patagonia. Que esa es otra : Me defiendo en inglés…pero también en balleno. 


No busquéis más, que soy yo. 

domingo, 27 de septiembre de 2015

Adiós, verano, te odio. Holi, Otoño, te amo.


Siempre supe que en mis otras vidas había crecido entre el círculo polar ártico y el trópico de cáncer. Quizás algún día fuí una picta de más allá del muro ( del muro de Adriano, no del de juego de tronos) o una ostrogoda liberal.

 Nunca se sabe conmigo. A veces fantaseo de que este carácter que me salió años después de los veinte me viene de mi pasado malandro como vándala , o que incluso vengo de los vikingos, porque es que no es normal el repelús y el asco que siento cuando llega el verano… y es que en los meses de estío me convierto en  la reina de los hielos, de los aires acondicionados, de las bebidas congeladas y de los aftersunes efecto ice, porque simplemente no lo soporto, es superior a mi. 

Una vez una desgraciada me dijo que igual no me gustaba el verano porque era rellenita, pero cuando le contesté que rellenita era su puta madre, le dije también que a mi nunca me había gustado el verano,  porque en verano, si caminas rápido, sudas. Y yo no he nacido para sudar. Al menos no por el verano.   Además, los cocidos no son para el verano aunque sean tu comida preferida y los riegues con un martín codax fresquito. Los cocidos, como las buenas cosas, son para el otoño, cuando ya hay castañas y vino nuevo y una sale a pasear el perro que no tiene pero que siempre quiso tener , con ese fresquecillo le airea la cara y ese crepitar de las hojas cuando vas caminando…oh, amigos míos, el otoño siempre ha molado, a pesar de que siempre lo despreciaran en el interné.



En Vilaflor no era otoño, pero lo parecía. 


Yo descubrí el otoño a principios de los 90, y cuando se lo comuniqué a mi abuela, diciéndole.. : “mamá, yo no me quiero ir “, ella también me dijo que era su estación preferida y que tampoco se quería ir. Por eso me imagino que alargaba mi periodo vacacional hasta octubre, cuando ya las hojas empezaban a hacer crash crash, y si dejábamos de existir al menos podíamos decir que habíamos vivido el último otoño. ( esto no lo se, pero me lo imagino) . Porque justo por aquellas , yo ya había reconocido en mi lo dark que podría llegar a ser y lo mucho que me gustaba el otoño, donde no hacía frío, pero refrescaba lo suficiente como para saber que eras la reina del ártico. Empezó a gustarme la melancolía suicida, Kardec, drácula, haloween, las pinturas de Constable, los ocasos de Turner, Atkinson, Wieczorek, las noches largas con novelas negras, Edgar Allan Poe y cada vez que en la programación de radio caracas televisión había una película americana en las que se veían suéters XXXL , sombreros y bufandas ahí estaba yo delante de la tele, sudando en mi infancia tropical, pidiéndole al cielo unos padres que tuviesen una casa con chimenea en el hemisferio norte, o que al menos mis abuelos terminasen de jubilarse para yo poder asistir a los cambios de estaciones el mi amado ourense de mi corazón. 



SJa

No, yo no he nacido para vivir en La Guaira, ni en el sur de Tenerife, ni en Miami,  ningún lugar del planeta que tenga esta humedad de mierda. Yo nací para vivir en un sitio con otoños, primaveras, y veranos continentales. Yo nací para fundirme las visas en Septiembre, entre autoregalos de cumpleaños y renovación de armario por amor al otoño, siendo plenamente consciente de que Septiembre, Octubre, Noviembre y Diciembre  son el new black… nací para ponerme sombreros y bufandas tamaño XXXXXL , guantes, cárdigans, y todas esas cosas que parecen que tapan pero en realidad no tapan un carallo porque la verdad verdadera es que el otoño es tan bondadoso que no hace ni frío. Yo nací para comer castañas eternamente, cocidos, lacón con pre-grelos, y para seguir morena cuando ya todas están más blancas que la leche. Yo nací para escribir mientras las hojas van muriendo, beber cafés en bares cuquis mientras orballa muy lentamente, y ser feliz en los magostos manchándole la cara a todo el que se me acerque y no para vivir desesperadamente aturdida por pasar calor hasta durmiendo. Es horrible. Siendo niña, una niña inocente que pasaba la mitad de su vida en un país tropical, yo ya sabía, perras del pinterest, que el focking otoño ya era el new black y que las depresiones postvacacionales de ese verano que tanto os gusta os las estabais inventando para no trabajar, porque sois unas vagas. Ahora como a los Hipsters  nos gusta el otoño y todo lo que él conlleva, dais consejos de how to put your flat like house in the middle of forest, o de how to do a fake fireplace… pero..¿ por qué no decís como hablábais del verano ya en enero? ¿eh? No tenéis perdón de dios. 

Maravilla otoñal

Me tocan los ovarios. Las zorras del pinterest me tocan los ovarios. Resulta que llevan desde el verano pasado hablando de cómo prepararse para el siguiente, que si las depresiones post vacacionales, que si la vuelta a la rutina, ¿ vuelta a la rutina? ¿es que te gustaría vivir en un hotel lleno de guiris del color del señor cangrejo, bebiendo cerveza tropical que sabe a rayos y escuchando porroporrompon de rijana una y otra vez y perdiendo las pestañas postizas esas todo el rato, para toda la vida? Mi no entiende, bitch. Vienes de Perth, donde hasta los adornos de temporada caducifolia de las pastelerías son inmensamente bellos, con sus guirnaldas a juego y tal, a decirme oh, you live in the paradise. ¿In the paradise?, ¿en serio? , ¿no me ves las gotacas de sudor, perra? Mi no entender tu idioma de cunt. Resulta que te has pasado todo el año en el at the gym, trabajando el thigh gap este, resulta que lo has bombardeado todo el verano, que ya sabemos que tienes los arcos  del acueducto de segovia entre las piernas, y ¿ahora vienes con que amas el otoño? No, perdona, tu amas el verano, que para eso te lo trabajas todo el año, pero no me vengas a decir que el otoño es tu estación preferida, porque todos tus boards del interné están lleno de cremas de verano y de cómo decorar tu apartamento para el verano y de como mantener las extensiones a salvo en verano y de cómo ponerte morena en 10 minutos. NO, NO, NO, GUARRA. Eras tu la misma que hablaba de lo mal que lo pasabas en otoño con la vuelta del frío y las depresiones que te daban cuando recordabas tus vacaciones en las Bahamas y ahora estás pringando delante de tu fireplace bebiendo un cocoa caliente. NO ME JODAS!



 


El otoño ha sido maltratado durante decenas de miles de años, por gente como tu, o como ellas y durante toda mi existencia he tenido que escuchar eso de ¿ que el otoño que? estas loca. que oscura eres. Ahhh, yo soy la oscura, ¿no?, yo soy la que se pasea buscando la foto perfecta por los cementerios de Edimburgo pero tu eres guay, porque ahora el autumn mola, porque existe zara, y la ropa está más barata. Ahora que existe Asos y Top Shop yo soy la oscura, que parece que te desestabilizas cuando llega el repartidor de correos con la  ropita nueva, cerda, y encima te pones todo ese ropero todo junto en los otoños donde aún no hacen falta orejeras. Inaceptable, esto es enteramente inaceptable. Llevo toda la vida luchando y defendiendo las nieblas, incluso la vuelta al cole, que cuando a todas lo que le gustaba era andar de vagas en el verano a mi lo que me flipaba era forrar los libros y los bolis de colores para el cole, aunque empezase 3 días después de mi cumpleaños y nadie en clase se acordara de que yo cumplo años el 7 de septiembre, como la canción de mecano. Sencillamente inaceptable. 


Por eso Otoño,  amor mío, y por otras muchas cosas más que no recuerdo, reivindicaré mi derecho a decir que soy tu mejor fan, más allá de si los castiñeiros traen o no castañas. 

jueves, 16 de abril de 2015

Diy : Mirad el tuneo de esta funda de iphone

 El otro día por la tarde estaba con mi hermano en Los Cristianos, y como allí tampoco es que sea la hostia para los niños, decidimos entrar a un bazar oriental a ver que cosas guapis había para tunear. No encontramos muchas posibilidades, y ante la retirada inminente, éste  me sugirió que había una funda para mi móvil bastante lila y bastante resistente, ya que por esos días, a pesar de mi estrafalaria colección de fundas de iphone, mi dispositivo andaba desnudo. 

Como era bastante sosa, y las pinturas de uñas andaban por ahí al lado, decidí agenciarme dos botes pequeños de pintura de uñas con poca purpurina y bastante papael, para así despues poder cubrir la sosedad de la funda y hacerme un diy rápido. El resultado es más que chuli, a pesar de los grumitos que dejó la rata peluda de óscar por algún que otro lado. En su momento hice esto con aquel nokia 3310, aunque aquello en realidad era la fiesta de la purpurina, y ahora bueno, ideas en 2.0 . 


martes, 14 de abril de 2015

Levantarse muy temprano un domingo


Ayer fue un día bastante productivo :

Caminé más de cuatro kilómetros por el paseo marítimo de las Américas, aprendí a quitarle el espinazo a las Lubinas ( me enseñó el dueño de la palabra mágica) y me zampé a una de las ya citadas con patatas horneadas. No conforme con eso, mi hermano y yo nos fuimos a un bazar oriental a comprar pintura en spray para darle una nueva oportunidad a unos animalitos que nos encontramos tirados en la basura. También vi por primera vez en mi vida "Dumbo", con mis correspondientes lagrimillas , y por la tarde, cuando salí a dar otro paseo, me percaté de que hay más pelirrojas oxigenadas de lo que yo creía. Ari 100- lector del blog que pringa leyéndome 0.


Me he agenciado este cervatillo semimutilado para empezar una colección de animalitos mal ensamblados


Por otro lado, también estuve pensando en un par de cosas que comen las entrañas :

¿ Por qué las guiris poligoneras se ponen rimmel en las pestañas postizas? ¿ Acaso no son lo suficientemente postizas como para que se noten lo bastante negras que son ya, así, de serie? Es decir, si yo fuera guiri poligonera y me gustasen las pestañas bien cargadas, yo creo que tendría las suficientes luces como para saber que no le cabe más oscuridad a todo ese montón de pelos negros de plástico. ¿ Alguien más sufre con esto, o solo lo sufro yo en la intimidad de mis pensamientos?, ¿ por qué se las pegan mal? , ¿ No se percatan de que luego se les caen y parecen que tuvieran una viuda negra en los ojos?. Con esto no quiero ofender a las guiris poligoneras, ni mucho menos, pero creo que debe existir alguien, un profesional en lo que a la estética del sector se refiere, que de puñetazo sobre la mesa y deje las cosas bien claras. Pestañas postizas MÁS rimmel negro grumoso = no por favor. Por cristo bendito, no.

Otra cosa :

¿ Fabrican a los alemanes en las propias fábricas de Mercedes? , ¿ Por qué todos los alemanes mal encarados de playa de las américas vienen a mi a dedicarme sus caras de mierda? Y lo más frustrante de todo...¿ Por qué insisten en explicarme sus movidas en alemán, si yo no paso del danke- bite?

Kaine doch?

Nope

arrrrrrrgggggg ( gruñidos)

Sorry, sir. Haber estudiado.


A este le llamaré Dumbo, en honor a todos estos años que he estado sin ver la peli.